¿De qué puedes estar agradecido hoy, aún en estos tiempos de confinamiento que estamos viviendo?


La vida tiene buenos momentos (montañas: nuestros momentos de éxito, de triunfo, victorias) pero también tenemos momentos no tan buenos (valles: cuando pasamos por situación adversas, que vienen a sorprendernos. A simple vista, podemos verlos muy terribles, nos enojamos, y podemos hasta renegar de ellos, pero estos momentos son los más valiosos en nuestra vida, pues sin ellos no llegaríamos nunca a las victorias,  a ser mejores personas. Pues nos llevan a crecer, madurar, pero principalmente, nos dejan una gran enseñanza.

Estos momentos nos acercan más a nuestra humanidad, a conocer nuestra vulnerabilidad, pero justo en estos momentos es que podemos tener la gran oportunidad de acercarnos más a nuestro Creador. A buscarlo, a llenarnos de su presencia, a descubrir más de quién es Él, y quién soy yo para Él. Increíblemente podemos experimentar su paz aún en medio de las dificultades.

Podemos sentir un gozo inexplicable aun cuando nuestra dificultad sigue presente. Nos lleva a experimentarlo de una manera sobrenatural. Pero principalmente, nos acompaña, y podemos sentir que camina junto a nosotros durante la tormenta. Nos muestra su gran amor incondicional, nos hace sentir que aún en medio de ese momento difícil, indescriptiblemente, nos llevará cada vez más cerca de su gran propósito para nuestra vida.

Permitiéndonos  pasar por ese proceso haciéndonos fuertes, seguras, confiadas, y muy expectantes de lo que Él hará de nosotros por medio de esta aflicción.

En una parte en las escrituras viene la palabra Manases: que significa “Dios me hizo Olvidar”.
Dios en su gran bondad nos permite olvidar los malos momentos que pasamos durante los tiempos de derrotas, fracasos, dificultades porque a través de esos nos llevó a estar en un mejor lugar.

José le puso ese nombre a unos de sus hijos precisamente después de haber experimentado momentos de gran tristeza y dificultad en su vida. Sin embargo cuando experimentó el regalo y la dicha de tener un hijo, le puso ese nombre Manasés, para hacerle recordar que cada situación adversa y difícil en su vida fue significativa pues le permitieron llevarlo a vivir paz, plenitud, felicidad y principalmente le llevaron a su propósito. 

Te invito a que busques un momento del día para leer esta historia de la vida de José ( Génesis 37) que sé, te dará fuerza, te inspirara a caminar con perseverancia durante la prueba, y a permanecer muy, muy de cerca a Dios. 

¿Cuál es tu Manasés hoy?

Sigue caminando en esta temporada de tu vida, permanece, que Dios te dará justo lo que necesitas para vencer y salir victoriosa de esta!!

Mientras tanto, te animo a que quites tu vista de las cosas negativas o desagradables y que te enfoques en lo que tienes tan valioso junto a ti, y que  te ayudará a pasar por este tiempo que dure tu proceso, que te llevará a un mejor lugar y principalmente que podrá ser glorificado el nombre de Dios en tu vida.

Aun en medio de esto que vivimos actualmente (pandemia y confinamiento) Yo, estoy muy agradecida por la vida y salud que Dios nos regala, que a pesar de todo, puedo experimentar su cuidado y hacer vivas sus promesas a nuestra vida. 
Y tú, ¿Qué es aquello que tienes hoy en tu vida y agradeces por tenerlo? #nuevoscomienzosmx

Déjanos tus comentarios. 
Psicoterapeuta: Patty de Sáenz

¡Comparte esta entrada, elige tu plataforma!

Responder a Ramón Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario

  1. Ramón

    Muy buena reflexión, me sirvió mucho !